¿Cómo mantener la bebida fría en el campo o la playa?

Pocas cosas son tan satisfactorias como una bebida fría cuando vamos de paseo al campo o la montaña, especialmente si la temperatura sube y el calor se vuelve cada vez más intenso.

Sin embargo, evitar que tu botella se caliente puede parecer prácticamente imposible… a menos que conozcas un par de trucos.

¿Quieres saber cómo mantener el frío de tu bebida por mucho más tiempo? Solo tienes que seguir al pie de la letra cualquiera de los procedimientos que te mencionamos a continuación.

Continúa leyendo y descubre cinco técnicas infalibles para enfriar una bebida en poco tiempo. Te aseguramos que los resultados serán tan efectivos, que no dudarás de ponerlas en práctica más de una vez.

Si vas a la playa y hay aparcamiento cerca, lo más fácil es tener una nevera portátil eléctrica. Podrás enfriar la bebida en el coche y llevarla a la playa directamente, manteniendo todo el frío en su interior.

5 formas infalibles de mantener la bebida fresca sin electricidad

Consejos para que tus bebidas se mantengan frías en la playa o el campo

Sumerge la bebida en agua fría

Utilizar agua fría es una de las maneras más rápidas de enfriar una botella o lata de gaseosa. Solo debes sumergirla el tiempo suficiente para que el calor se disperse. Por lo general, este procedimiento puede demorar hasta diez minutos si el agua está fría o un poco más si se encuentra a temperatura ambiente.

La mejor parte es que puedes usar esta técnica incluso si te encuentras cerca de un arroyo o en la playa, solo debes tener cuidado de utilizar un sistema para evitar que la corriente arrastre las bebidas.

Eso sí: elige un lugar donde los rayos del sol no lleguen directamente sobre el agua, ya que de otra manera el truco perdería su efectividad.

Usa dos macetas de barro

Este truco tiene como base el método de enfriamiento evaporativo y se lleva a cabo con solo usar agua como refrigerante para liberar el exceso de calor. En este caso, el objetivo principal es bajar la temperatura de la maceta en la que colocarás tu botella. Como resultado, su contenido se enfriará a medida que el agua se evapora.

La manera más efectiva de hacerlo es utilizando dos macetas de barro de tamaño diferente  y un poco de tierra húmeda. En concreto, solo debes colocar una dentro de otra y rellenar con tierra suficiente alrededor. Una vez que hayas concluido, solo debes rociar un poco de agua en la tierra y listo.

Si prefieres algo menos engorroso pero igual de efectivo, puedes utilizar una toalla pequeña que hayas humedecido y enfriado previamente o incluso papel periódico. Además, procura que la tela o el papel que utilices sea de color claro, ya que absorberá menor cantidad de luz, lo que también significa menos calor. Ponlo en práctica y verás los resultados.

Congela una parte del líquido

Es una técnica sencilla pero altamente efectiva, sobre todo si planeas preparar el refrigerio de un paseo largo con anticipación. Solo debes rellenar la mitad del recipiente con agua o zumo y llevarlo al congelador. Al día siguiente, bastará con rellenar con el líquido restante antes de salir.

Si quieres obtener mejores resultados, puedes envolver el recipiente en papel aluminio y conservarlo en tu mochila. También puedes guardarlo en un icepack y prolongar el efecto.

Opta por un baño de hielo

Es una de las opciones más conocidas. No obstante, si quieres obtener buenos resultados es mejor que sigas estas recomendaciones:

  1. Utiliza hielo y agua en partes iguales. Es decir, si usas el equivalente a tres tazas de hielo, incorpora la misma cantidad de agua. Esto ayudará a que el frio se mantenga por más tiempo y a la vez, evitará que los cubos se derritan tan rápido.
  2. Procura llenar el recipiente hasta tres cuartos de su capacidad. Así te asegurarás de que las latas y botellas se sumerjan por completo.
  3. En caso de que necesites acelerar el proceso de enfriamiento, utiliza sal de mesa. Una cucharada por cada cubo de agua y hielo que utilices será suficiente.
  4. Si estás en un sitio donde hay nieve, puedes utilizarla para enfriar el recipiente de tus bebidas. Solo asegúrate de cubrirlo bien y mantenerlo así por al menos 15 minutos.

Y ya está. Enfriamiento fácil y sin complicaciones. Es uno de los métodos más fáciles de mantener las bebidas refrigeradas.

Entierra la botella

En ocasiones puede ocurrir que no tengas hielo o agua cerca, especialmente si te encuentras acampando o de excursión en la montaña. En este caso, lo mejor es poner en práctica el viejo truco de enterrar la botella o la lata para conservar el frío por más tiempo. Este es el método más fácil de que la bebida se mantenga fría en la playa o en el campo.

Lo más importante es dar con un espacio donde la tierra esté ligeramente húmeda, sin estar pantanosa. En teoría, el procedimiento es similar al del enfriamiento evaporativo, con la diferencia de que no utilizarás dos envases diferentes para acelerar el proceso de enfriamiento.

En concreto, lo mejor es utilizar esta técnica para mantener la temperatura del recipiente, especialmente si sacas la botella o la lata de un lugar frío. Se sugiere que el agujero sea lo suficientemente profundo para que quepa, al menos, el 70% del envase.

Como puedes ver, existen más de una forma de mantener la temperatura de tus bebidas y refrescarte siempre que lo necesites. Pon en práctica la que más te guste y coméntanos cómo te fue.

Y tú, ¿qué otros trucos de enfriamiento conoces para llevar bebidas frías a la playa o al campo?

No olvides compartir esta información en tus redes sociales.

¿Nos das tu voto? post
Comprarpedia
Comprarpedia
Redacción de Comprarpedia
Contacto - Aviso Legal - Politica de privacidad - Politica de cookies