Cómo secar la ropa en invierno sin secadora: 6 trucos infalibles

El invierno significa frío y aumento de humedad. Por esta razón es mucho más difícil que la ropa se seque naturalmente, sin ayuda de una secadora.

Como resultado, pueden pasar días para que el agua se evapore de la tela, lo que genera malos olores y a la larga, puede deteriorar el tejido. La buena noticia es que estos seis trucos te sacarán de apuros si te encuentras en esta situación.

Continúa leyendo, ponlos en práctica cuando lo necesites y dile adiós a la ropa húmeda de una vez por todas. En este artículo te contamos cómo secar la ropa en invierno rápido y sin secadora.

6 trucos para que tu ropa se seque más rápido en invierno

Cómo secar la ropa dentro de casa en invierno

1. Usa doble centrifugado

Configura el ciclo de lavado para un exprimido doble. De esta manera extraerás la mayor cantidad de agua, especialmente en tejidos pesados como la mezclilla mientras que las prendas de algodón y encaje pueden lavarse fácilmente en ciclos rápidos sin necesidad de centrifugar dos veces.

Si quieres acelerar aun más el proceso o simplemente temes que un doble exprimido dañe los tejidos, puedes dejar escurrir tu ropa antes de tenderla. Una buena alternativa es colgarla en perchas y dejarlas en la ducha para que suelten toda el agua.

La ventaja es que así también se arrugarán menos y serán más fáciles de planchar, lo que al final se traduce en menos trabajo.

2. Prueba un deshumidificador

Un deshumidificador es un aparato que elimina la humedad ambiental. Cuando tendemos la ropa, aunque no lo aprecies, la humedad ambiental comienza a subir rápidamente.

Podemos ir eliminando esta humedad con un deshumidificador, y así a medida que la ropa vaya desprendiéndose de más humedad hacia el ambiente, el aparato la irá eliminando mientras esté encendido.

Una gran ventaja es que estos aparatos consumen muy poca electricidad, pues el consumo máximo de un deshumidificador de 10 litros es de unos 200W. Pueden estar encendidos durante todo el día prácticamente y no lo notarás en la factura.

Si quieres saber cuánto cuesta un deshumidificador, tenemos un artículo en el que probamos los que mejor relación calidad precio y que, además, sirven para que la sopa se seque más rápido en los meses fríos del año. El artículo es este: Deshumidificadores baratos.

3. Cubre el tendedero con plástico

Si tienes un tendedero en exteriores puedes cubrir tu ropa con un plástico resistente. Esta idea es particularmente útil en los casos en que el clima esté nublado y no estés seguro al 100% de si lloverá.

Entre las ventajas adicionales de esta técnica, destaca que evitarás que la colada se impregne del agua de lluvia y tendrás suficiente tiempo para llevarla adentro. Eso sí, recuerda no dejar el plástico demasiado tiempo, ya que tu ropa podría llenarse de mal olor.

4. Utiliza un tendedero eléctrico calefactable

Los tendederos eléctricos son ideales si no dispones de un espacio exterior donde puedas colgar tu ropa y no cuentas con una secadora que realice el trabajo. En concreto, estos aparatos funcionan como un radiador, al distribuir calor de manera uniforme y secar toda la ropa en poco tiempo.

Su apariencia es similar a la de cualquier tendedero común, con la diferencia de que van conectados a una toma de corriente y tienen un botón de encendido. Si te interesa esta alternativa, te invitamos a que eches un vistazo a todo lo que un tendedero calefactable te puede ayudar a la hora de secar la ropa rápido en invierno.

5. Usa una plancha

Planchar tu ropa es una buena solución si después de dejar secar tu ropa compruebas que todavía está húmeda. Para ello, solo necesitas una toalla pequeña seca y un pañuelo como ayuda.

El truco consiste en colocar la toalla pequeña o el pañuelo sobre la ropa y planchar hasta evaporar cualquier rastro de agua. Si prefieres que el calor actúe de forma más directa puedes omitir este paso y planchar como lo harías normalmente a temperatura media.

Ten en cuenta que ciertas telas, como el poliéster, no resisten el calor, por lo que no está de más que leas con atención las instrucciones de lavado.

6. Recurre al secador de pelo

Si no puedes aplicar ninguna de las técnicas anteriores pero tienes a la mano un secador de pelo no dudes en utilizarlo. Solo debes seguir estas instrucciones tal como te indicamos a continuación.

  • Cuelga tu ropa en una percha o extiéndela sobre una superficie plana.
  • Pon a funcionar la secadora en el nivel alto, en la opción de aire caliente. Mantén una distancia de al menos 15 centímetros para no dañar la prenda.
  • Mueve la secadora continuamente y asegúrate de no quedarte en una misma zona por mucho tiempo. De esta manera te asegurarás de que el calor no se concentre en una misma zona.
  • Dedica un poco más de tiempo al cuello, las mangas o cualquier otro aplique de tela. Para tejidos más suaves, como la lana, utiliza el aire frío.

Como puedes ver, existen diferentes alternativas para mantener tu ropa libre de humedad durante el invierno sin recurrir a una secadora tradicional.  Elije el que más te convenga y comprueba por ti mismo los resultados.

Y tú, ¿añadirías algún otro truco?  De ser así, ¿cuál sería?

Si te fue útil esta información, compártela en tus redes sociales. ¡Hasta la próxima!

5/5 - (1 voto)
Comprarpedia
Comprarpedia
Redacción de Comprarpedia
Contacto - Aviso Legal - Politica de privacidad - Politica de cookies